Cenote Tza Ujun Kat, Foto: mayantravel.net

Muchas de las construcciones de la época colonial de México, reciben nombres de santos y mártires por designios de la Iglesia Católica durante su construcción o algunas décadas -incluso siglos- más tarde. Ahora, es curioso toparse con ciertas maravillas surgidas de la naturaleza misma, de la Tierra y que aún atribuyéndole aptitudes mágicas -censuradas y perseguidas por esta religión- son nombradas de la misma manera que una iglesia, por ejemplo. Es el caso de las grutas de Santa María. Uno ni siquiera se tomaría la molestia de analizar el nombre más allá que la historia del santo o santa. Pero esta vez las cosas toman un rumbo bastante curioso.

La Guerra de Castas (1847-1901), fue una larga y cruenta batalla que comenzó con la insurrección de los nativos mayas del sur y el oriente de la Península de Yucatán contra los criollos y mestizos de la región. Quienes vivían al margen de las batallas y pretendían seguir con su estilo de vida tranquilo, veían sus esperanzas aniquiladas, cuando en los pueblos arremetían militares o grupos de insurrectos y tomaban cosas materiales, vidas humanas y antes de ellos lo hacían vivir horrores -cosas comunes durante las guerras-.

Cuentan las abuelas -que a su vez, les contaron sus abuelos-, que en esos tiempos había un centinela en cada pueblo. Él se encargaba de vigilar y dar aviso en caso de vislumbrar una tropa entrando cerca del pueblo, entonces daba el aviso. Todos huían con su familia y con pertenencias básicas al monte y desaparecían por días hasta que los invasores abandonaban el lugar. Sólo los desgraciados que no escuchaban la alarma permanecían en el lugar y eran objeto de las más infames torturas que el hombre pueda realizar. Esto, aunado a el reclutamiento militar, era un temor constante de los padres. Así que, además del monte y las montañas, las cuevas eran un refugio recurrente para ocultarse a los ojos de la violencia. Las grutas de Santa María, en Homún, Yucatán no son la excepción a esta situación. Y, según las creencias populares de los nativos, algunas almas siguen vagando entre los intersticios irregulares de la gran cueva.

Uno de ellos, una niña pequeña con un rostro angelical, es la quien le da nombre al lugar. Quienes dicen haberla visto, aseguran que tiene el rostro tan bello como el de la Virgen María, por lo que adoptó rápidamente el nombre de ella. Es así, como una estructura natural, con bellas y peligrosas formas, que alberga un cenote diáfano y fresco como todos los buenos cenotes de Yucatán adoptó un aura de misterio.

Para poder llegar a este lugar, puede tomar un autobús en la terminal Noreste en el centro histórico de la ciudad de Mérida, en las calles 50 por 67, los horarios de salida son 7:45, 9:15, 10:45, 12:30 y 14:30 y el costo oscila entre los 25 y 35 pesos. Una vez en Homún, le recomendamos que se baje en el cementerio y justo enfrente se encuentra otro cenote, el Tza Ujun Kat. Puede tomar un mototaxi, que resulta más económico que andar en coche o en taxi, además de que los mismos conductores hacen de guías y les puede dar un recorrido por el pueblo y sus principales atractivos.

Al momento de entrar a las grutas, es necesario descender unos cuatro metros con sumo cuidado, por lo escabroso del suelo. Pero una vez adentro, la iluminación hace el recorrido más seguro, mismo que dura aproximadamente dos horas.

Además de las grutas de Santa María, en Homún puedes encontrar cinco cenotes:

Cenote Tza Ujun kat

Cenote Tza Ujun Kat, Foto: mayantravel.net
Cenote Tza Ujun Kat, Foto: mayantravel.net
Cenote Tza Ujun Kat, Foto: www.en-yucatan.com.mx/
Cenote Tza Ujun Kat, Foto: www.en-yucatan.com.mx/

El costo es de 20 pesos por persona. Se encuentra a unos metros del restaurante El Cenote, en la calle 30b con 19 en el poblado de Homún.

Cenote Santa Rosa

Cenote Santa Rosa, Foto: yucatan.com.mx
Cenote Santa Rosa, Foto: yucatan.com.mx

Para poder acceder a esta bóveda subterránea, es necesario descender por unas escaleras de madera, ya que es prácticamente una abertura en medio del camino pero con iluminación artificial por dentro que resalta lo azul y la transparencia del agua. Se encuentra justo al lado del campo de fútbol de Homún.

Gruta y cenote Santa María

Grutas Santa María, Foto: www.en-yucatan.com.mx/
Grutas Santa María, Foto: www.en-yucatan.com.mx/
Grutas Santa María, Foto: www.en-yucatan.com.mx
Cenote Santa María, Foto: www.en-yucatan.com.mx

Para los aventureros, este es el lugar perfecto para sentir emoción por un rato. Para poder llegar al cenote, primero tienes que atravesar las grutas, que al mismo tiempo están llenas de estalactitas, estalagmitas y sumergidas en algo así como medio metro. Pero la recompensa lo vale, un hermoso cenotes con aguas transparentes y frías, justo como debe ser en estos días calurosos.

Cenote Yaxbakaltún 

Cenote Yaxbakaltún, Foto: www.mayantravel.net
Cenote Yaxbakaltún, Foto: www.mayantravel.net

Se encuentra a 500 metros de la calle 8 de Homún, y para poder llegar a él, tienes que conducir por un camino de terracería. La mita de la bóveda se ha desplomado ya, por lo que no es necesaria la luz artificial porque entran perfectamente los rayos del sol. Muy cerca, podrás encontrar servicio de regadera, de descanso y estacionamiento. La cuota es de 10 pesos por persona.

Cenote Balmil

Cenote Balmil, Foto: cenotes-homun.com
Cenote Balmil, Foto: cenotes-homun.com

El hallazgo de este cenote se le atribuye al árbol de álamo, pues se dice que este árbol crece donde hay cenotes. Su ubicación se encuentra a 2 kilómetros del pueblo. A este sitio lo rodea un aura de misticismo y leyendas pues dicen que los antiguos mayas realizaban sus ceremonias en el lugar y posible prueba de ello son tres huellas en un árbol cercano que se dice fue de tres antiguos habitantes de la región.

Homún conduce al visitante a una aventura que lo conecta con la naturaleza espiritual de la cultura maya. Los cenotes son una invitación al espíritu maya.

Visita Homún y sus maravillosos atractivos. Es uno de los lugares que no te puedes perder si vienes de visita a la península de Yucatán.

ARTICULOS SIMILARES

0 3529