En maya, significa “Sabana del descanso”, lo que da una pista de lo que fue el paisaje. Se dice que los viajeros que pasaban por ahí se detenían un momento para recibir sombrea de los frondosos árboles y beber las aguas del gran cenote, abastecedor permanente de agua para los que vivían a los alrededores. Hasta que entre los años 1500 y 1600 fue fundada por pobladores de la antigua ciudad de Xkalumkin.

El patrono del pueblo es el Cristo de la salud, al que le dedican la vaquería que hacen cada año, junto con la feria y la peregrinación de los creyentes. Fiestas imperdibles con una gran carga cultural. La buena jarana y la música típica.

Hecelchakán, Foto: www.culturacampeche.com
Hecelchakán, Foto: www.culturacampeche.com

Durante la época de la colonia, la ciudad llamó la atención por su ubicación estratégica entre los caminos a las ciudades de San Francisco de Campeche y Mérida, ruta que hoy se conoce como “Camino Real”. Que causó una disputa entre tropas federalistas y centralistas que concluyó con la declaración de Campeche como estado en 1857. El 1 de enero de 1916 Hecelchakán se convirtió en la capital del municipio con el mismo nombre y el 3 de noviembre de 1957 le fue dado el rango de ciudad por decreto del Congreso de Campeche a propuesta del gobernador Alberto Trueba Urbina

Un imperdible de la ciudad, es el Museo del Camino Real, en una casona del siglo XVII con una pequeña colección de piezas de los sitios cercanos de Jaina e Xcalumkín.

Como muchos pueblos y ciudades de la Península de Yucatán, en Hecelchakán permanecen  muchas tradiciones de los antiguos mayas, incluso la mayor parte de la población es de ascendencia mayoritariamente maya. Sus estructuras conservan las costumbres constructivas mayas pero mezclan fachadas de la época virreinal.

La gastronomía es la misma típica de la región, pero no por eso menos deliciosa. Frijol con puerco, escabeche, cochinita pibil, relleno negro, y demás platillos que no puedes dejar sin probar cuando pases por Campeche. Además de que en las fiestas y ferias o en las noches, puedes probar los esquites, elotes y algunos otros antojitos.

Cochinita pibil, foto: www.melodijolola.com
Cochinita pibil, foto: www.melodijolola.com

En la plaza principal, puedes ir al mercado que está cercano, y comer lo que se te apetezca.

Visitar Campeche y no comer sus panes y admirar sus famosos hornos de piedra, es desperdiciar el tiempo. Las panaderías están a la vuelta de cada esquina. ¡No te lo puedes perder!

ARTICULOS SIMILARES

0 3506