El Maquech

El Maquech

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Ornamento viviente y la historia de un amor eterno”

Recuerdo mi primer visita al hermoso estado de Yucatán, Sábado por la mañana y caminábamos en el centro, íbamos rumbo a Progreso para disfrutar un relajado fin de semana, cuando mi primo me sugirió ir al mercado a desayunar unas deliciosas tortas de cochinita.

Gran asombro y curiosidad me causó ver un insecto que parecía tener un aspecto ornamental, me acerqué y pregunte al señor que atendia el pequeño puesto: ¿Qué es esto que vende y para que sirve?… El hombre contestó algo sorprendido: “¡Es un maquech!”, … ¿Un Maquech?, repliqué y enseguida el hombre volvió a responder: “Si, es un maquech, es el príncipe Ek’ Kan…”

“Se trata de una leyenda sobre el amor prohibido de un joven príncipe, Ek’Kan (Estrella serpiente) y una princesa maya, Yits Kaan (Rocío del Firmamento). “Un día el príncipe fue a visitar a Yits Kaan al lugar donde ella estaba confinada al servicio de los dioses, pero fue descubierto por la imprudencia de la princesa, que al verlo gritó llena de entusiasmo: Máakech, máakech Ek’kan, a tial in puksik’al yetel in kuxtal (Eres hombre, eres hombre Ek’kan, son tuyos mi corazón y mi vida). Ek’kan, al ser descubierto que pretendía a la princesa, fue perseguido por los vigilantes quienes, de acuerdo a la leyenda nunca dieron con él. Su amada, al enterarse y creer que lo asesinarían, suplicó a la diosa Luna que le salvara la vida. A raíz de esta súplica, el príncipe es convertido en maquech y puesto sobre un hermoso Ya’axche (Ceibo) para ser encontrado únicamente por su amada. Sabiendo que el hechizo no podría ser deshecho, puso al maquech sobre su vestido a la altura de su corazón, amarrado con una hebra de sus largos cabellos y lo llevó ahí cariñosamente preso toda su vida”

Ante tal historia no pude más que comprar el dichoso “maquech” y es un relato único que definitivamente no te encuentras con frecuencia en otras partes del país o incluso en el mundo.

ARTICULOS SIMILARES

0 3204

0 2776
comments powered by Disqus