Su nombre se debe a un tipo de agave (kí) de color amarillo (kan), muy común de ver en la zona arqueológica. Otra versión de los investigadores es que se deba a una cera amarilla de nombre Kan kib, que era usada como tributo en la época colonial en esa zona de Campeche. Las estructuras que pertenecen a este sitio son del estilo Puuc, que significa “sierra” o “cordillera de cerros bajos”.

Se hallan expuestas innumerables subestructuras (o construcciones previas) a las últimas etapas de ocupación del sitio. El sitio fue reportado por Pollock en mayo de 1940, quien lo encontró durante sus exploraciones por la región Puuc del estado de Campeche.

Las evidencias arqueológicas señalan que los primeros ocupantes del lugar pertenecen al  Clásico Temprano, de entre los años 500 y 600 de nuestra era. Tuvieron su momento de auge durante los años 600 y 650, y los últimos registros de ocupación fueron, según los investigadores para el Clásico Terminal, entre los años 800 y 1000. Al igual que muchas ciudades mayas, pareciera como si solo hubieran desaparecido sus habitantes. Tal vez por cuestiones políticas, o por alguna enfermedad que haya diezmado a la población y obligado a huir a los restantes, quizás sólo buscaban una mejor calidad de vida en otro sitio con más seguridad y alimentos, los antropólogos se esfuerzan por entender.

Quienes visitan el lugar se asombran de su magnificencia, al mismo tiempo que de cómo la naturaleza ha reclamado su propio espacio. Para poder acceder no hay ningún costo, sin embargo te recomendamos llevar protector solar y agua suficiente, por el calor típico de estas regiones. Puedes disfrutar de más sitios como este en el hermoso estado de Campeche.

Cómo llegar

Se encuentra a corta distancia de la capital San Francisco de Campeche, al norte de Kankí y a 16 kilómetros al sureste de Tenabo, cerca de la carretera Campeche-Pomuch.

Horario de visita:

De lunes a domingo de 08:00 a.m. a 17:00 p.m.

 

ARTICULOS SIMILARES

0 3506