El hecho de estar embarazada no es una limitante para disfrutar de un relajante viaje, no importa que sea para nadar en las aguas azules de las playas de la Riviera Maya o para emprender un viaje de negocios a la capital del país. Para las mujeres que están planeando un viaje próximo y quieren cuidar su salud y la de su bebé, aquí les damos unos consejos generales.

Antes que nada, es importante que sepas que el momento más idóneo para viajar es durante el segundo trimestre del embarazo, esto es, después de la semana 12 y antes de la semana 28. Ya que si viajas durante el primer trimestre -antes de la semana 12-, el riesgo es un poco más elevado, además de que las náuseas constantes en esos meses te pueden agarrar desprevenida lejos del baño. Las agencias de viaje recomiendan también a las mujeres embarazadas evitar viajar durante el último trimestre, ya que el estrés del viaje o los movimientos bruscos podrían ocasionar un parto prematuro, por ello se recomienda no exponerse a estos riesgos si no son necesarios.

Embarazada nadando, Foto: www.maternelleonline.com
Embarazada nadando, Foto: www.maternelleonline.com

Ahora que ya tomaste la decisión de realizar tu viaje, te recomendamos que sigas estos consejos:

1) Medios de transporte

-Terrestres:

Viajar en automóvil es la mejor opción para trasladarse en distancias relativamente cortas. Pero no trata en la medida de lo posible de viajar menos de cinco horas o si lo haces, parar para estilar las piernas cuando sea necesario. Usa siempre el cinturón de seguridad, y coloca la parte inferior debajo del vientre y la parte superior en medio del pecho, de esta manera estarás más cómoda, y, en caso de frenar de manera súbita, tu bebé y tú estarán más protegidos sin lastimarse.

Usar bien el cinturón e seguridad, Foto: blogs.laveupv.com
Usar bien el cinturón e seguridad, Foto: blogs.laveupv.com

-En avión:

Si vas para llegar a tu destino es necesario viajar en avión recuerda reservar un asiento en el pasillo para que las constantes idas al baño no te cause incomodidades a ti o a algún otro pasajero. Así mismo, será más conveniente a la hora de que por los problemas de circulación propios del embarazo. Podrás pararte a caminar un momento y regresar en cuanto te sientas mejor. Este problema puede contrarrestarse también, con la ingesta constante de líquidos.

Viajar en avión embarazada, Foto: www.mibebeyyo.com.mx
Viajar en avión embarazada, Foto: www.mibebeyyo.com.mx

-Por barco o crucero:

Este es, probablemente el medio menos recomendado para viajar durante el embarazo. El vaivén del arco y el choque con las olas, puede afectar a el delicado estómago de una mujer embarazada y provocar el llamado mareo cinético -provocado por los viajes-, de hecho, algunas compañías exigen una autorización expedida por el ginecólogo de la madre para poder acceder al viaje. En caso de que desees viajar en barco, te damos algunos consejos:

a) Siempre verifica que haya servicio médico a bordo del barco y su localización en caso de que sea necesario.

b) Evitar la parte alta del barco  y la proa, ya que te hacen más proclive a marearte.

c) Trata de beber pocos líquidos y de ingerir alimentos sólidos y relativamente ligeros.

d) Procura estar en un lugar donde puedas respirar aire fresco, además de elegir, en la medida de lo posible un lugar céntrico, porque los laterales pueden provocar mareo, porque los movimientos bruscos del barco se sienten más en esas zonas.

e) No fijes la mirada en un objeto en movimiento.

En barco, Foto: www.telemundo47.com
En barco, Foto: www.telemundo47.com

-En tren: 

Según expertos, este es el medio de transporte más adecuado para que una mujer embarazada viaje cómoda. Ya que no hay movimientos bruscos, puede ponerse de pie en cualquier momento, y dar un paseo para desperezarse o permitir una buena circulación.

2) Precauciones a considerar

Hidratarse: En todo momento del embarazo, la madre debe de procurar hidratarse, pues es conveniente para su salud y la del bebé. Sin embargo, durante un viaje es aún más importante, ya que las condiciones de ciertos climas -sobretodo los tropicales o los cálidos- son un factor que contribuye enormemente a la deshidratación.

Cuidar la alimentación: Al igual que el agua, la comida durante el embarazo es igual o más importante. Puedes consultar con tu ginecólogo u obstetra por una mejor dieta que ayude al buen desarrollo del bebé, evitando los molestos problemas de estreñimiento típicos que toda mujer embarazada o con hijos conoce. Siempre es importante darle prioridad a comidas bajas en grasa y ligeras, como frutas y verduras, fibra, etc. (Acude a un especialista)

Ropa cómoda: Puede parecer un detalle insignificante, pero, la ropa cómoda puede prevenir ciertos problemas de circulación, reducir el estrés, y mantener a raya -en la medida de lo posible- al calor. Ropa holgada y fresca, zapatos suaves y algún sombrero para protegerse del calor no están de más.

El ejercicio: Por lo menos una caminata al día, aunque el viaje puede resultar cansado, no te quedes sin movimiento por mucho tiempo, por los problemas de circulación antes mencionados.

Embarazada tomando el sol, Foto: www.tvcrecer.com
Embarazada tomando el sol, Foto: www.tvcrecer.com

3) Lo que no debe faltar en tu bolso nunca

a) Vitaminas indicadas por el ginecólogo u obstetra.

b) Por obvias razones, el protector solar debe ser uno de tus más fieles compañeros durante el viaje.

c) Botella de agua para mantenerte hidratada.

d) El teléfono con la batería llena y listo para una llamada de emergencia en caso de encontrarse sola.

e) Repelente de insectos para que no interrumpan tu placentero viaje con sus molestos piquetes.

Por último, recuerda siempre acudir con tu médico antes de emprender un viaje o irte de vacaciones, para no exponer tu salud ni la de tu bebé a riesgos innecesarios. Después de tomar todas las precauciones necesarias, no te queda más que divertirte y disfrutar de tu viaje.

Si tienes más consejos para las mujeres que desean viajar, puedes dejarlos en los comentarios. ¡Buen viaje!

ARTICULOS SIMILARES

0 3529