Etiquetas Entradas etiquetadas con "atractivos"

atractivos

0 3566

 

Delicia culinaria de Yucatán para el mundo.

Sin duda uno de los platillos más representativos y simbólicos de la Península de Yucatán es el Queso Relleno. En él terminan de fundirse la cultura maya con la española consolidando el mestizaje, mismo que dio origen a una vasta rica gastronomía, ampliamente reconocida en México y el mundo.

Historia

El clima de nuestra Península jugó un papel importante en el desarrollo de este platillo. Los españoles que arribaron a nuestras tierras trajeron consigo su cultura y costumbres culinarias, entre ellas su gusto por el queso. Sin embargo, durante el siglo XVI y XVII, aún no existía el refrigerador u otros aparatos que permitieran conservar los alimentos por más tiempo. El queso en particular se descompone fácilmente al ser un lácteo y tener alto contenido graso. El queso holandés, conocido como Edam, fue la respuesta al problema ya que por su curación puede mantenerse sin refrigeración y soporta muy bien la humedad de las tierras mayas. Éste, comenzó a ser importado por los españoles y poco a poco se integró en la gastronomía local hasta ser plenamente identificado como “queso de bola” por su forma esférica. Existen varias historias sobre el origen de este platillo y también sobre la llegada del queso de bola a la Península, pero, a ciencia cierta, no puede decirse dónde o por quien fue inventado. Sin embargo, se cree que el queso Edam fue adoptado por su resistencia. El queso de bola se amalgama entonces, en algún momento de nuestra historia, con el tomate de origen mesoamericano, la carne de puerco proveniente de España y el kol de origen maya; éste último es una emulsión elaborada con harina y agua.

¿Cómo se prepara? El Queso Relleno es un platillo laborioso que por lo general se reserva para ocasiones especiales y se prepara con ese pensamiento, como un platillo especial; aunque puede degustarse en restaurantes o cocinas de la Península en cualquier momento. Se prepara a base de queso Edam, de origen holandés. Éste se “destapa” por uno de sus lados, en vez de rebanarse, y se hace un agujero en su interior con ayuda de una cuchara o tenedor. Se va horadando hasta que se retira todo su relleno, quedando únicamente la calavera del queso con aproximadamente dos o tres centímetros de grosor. Después, al queso se le retira la cubierta de cera que lo protege. Por otro lado se cocina la carne molida, la cual llevará tomate y cebolla picada, chile xcatik, pimienta y sal, ciruelas pasa, aceitunas y alcaparras. La carne molida se mezcla después con huevo cocido. Es común que la bola de queso se rellene con la carne y se lleve a cocción, mientras que una mayor cantidad de carne se cocine por su cuenta para luego añadírsela al plato. El queso se cuece a baño maría durante unos 35 minutos a unos 180º. Bien cocido, se rebana y se sirve, añadiendo más carne, además de kol; por último al platillo se le añade salsa de tomate frita.

¿Qué lo hace tan especial? Este platillo es reconocido y aclamado no sólo por la historia que tras el se encuentra y la mezcla cultural que es el platillo en sí; el queso relleno es, también, muy especial por su sabor. En este plato podemos encontrar una combinación de texturas, aromas y sabores única. Se percibe aquí el intenso sabor del queso Edam: maduro, acre y salado; la carne (por lo general de puerco), la cebolla y el chile xcatik, además del regusto dulzón de las ciruelas pasa. Todo esto matizado con la suave textura y sabor del kol y la salsa de tomate.

¿Cómo se come? El queso relleno es un plato fuerte. Se come bañado en kol y salsa de tomate frita. Se acompaña con tortillas y se emplean cubiertos en su degustación. Si se desea puede añadirse chile habanero. Si las tortillas son hechas a mano, no pierdas la oportunidad de disfrutarlas. Cuando visites la Península de Yucatán no olvides probar este manjar el cual podrás encontrar en diversos restaurantes.

0 8840

 

Conoce este paraíso bajo el mar

Para conocer el cielo no es necesario pasar a la eternidad. Puede hacerse en vida, en la Isla de Cozumel.

Se trata de una playa ubicada a unos 800 metros de la costa de Cozumel; para llegar a El Cielo, es necesario ir por barco o en catamarán, éstos pueden tomarse en el parque Chankanaab, en el Muelle de la Laguna de Colombia y en playa Palancar; aunque, en toda la costa no han de faltar lancheros que, además de ofrecer servicio de transporte a esta playa, también pueden proporcionarnos el equipo necesario para snorkelear. La playa recibe su nombre debido a los cientos de estrellas de mar que habitan en sus aguas poco profundas.

Éstas pueden verse a simple vista, aunque con la ayuda del equipo de snorkel uno puede admirar el espectáculo en su máxima expresión y convivir con las estrellas en su hábitat natural. Aunque no se conoce la razón precisa del porqué las estrellas marinas se reúnen por cientos en este lugar, se cree que éste les proporciona las condiciones ideales para su apareamiento. Este paraíso marino no sólo es habitado por los equinodermos, también podemos encontrar cientos de peces de colores, avistar mantarrayas e incluso tortugas de mar. Las aves que llegan a esta playa también enriquecen el ecosistema.

Es importante mencionar que al visitar estos destinos tratemos de forma respetuosa a las especies con las que convivimos. Las estrellas de mar respiran por la piel capturando el oxigeno del agua, por lo que no debemos sacarlas del mar. No olvides llevar tu cámara fotográfica pues seguramente querrás retratar este momento y lugar inolvidables por toda la vida. ¡Toma fotos bajo el mar!

¿Cómo llegar?

En bote, desde Playa Palancar o La Laguna de Colombia. Costo del transporte y equipo: Desde $400.00 pesos por persona.

Costo del ferry: desde Playa Del Carmen a Cozumel $350.00 pesos aproximadamente.

Costo de renta de automóvil: Entre $500.00 y $1,000.00 pesos (con tarjeta de crédito).

0 2687

Una visita al pasado

Hace muchos años, no había otro tipo de transporte moderno más que el Ferrocarril, sin embargo con el paso de los años  la manera de transportarnos ha cambiado hasta tener lo que conocemos hoy en día. Ahora gracias a la Asociación Civil de Ferrocarriles de Yucatán, se difunde la historia del Ferrocarril en el sureste mexicano. En el lugar se exhiben locomotoras, vagones, cabuses y furgones de principios del siglo XX, entre los que destacan una máquina fabricada en Estados Unidos en 1903, perteneciente a la empresa Ferrocarriles Unidos de Yucatán, entonces recién fundada, y otra locomotora de diseño aerodinámico construida por la General Motors en 1949 y que fue utilizada en operaciones en el norte del país.

Algunos vagones fueron habilitados como oficinas o espacios de exhibición de herramientas, documentos y réplicas a escala de trenes eléctricos. El museo organiza visitas guiadas, pero si gustas también puedes recorrer el lugar independientemente. Y si te gusta la fotografía es un lugar increíble para esta actividad, de hecho hay personas que eligen este lugar para hacer sesiones de fotos para bodas, XV años, entre otros. No te pierdas la oportunidad de visitarlo.

Ubicación: Calle 43 entre 48 y 46 centro. (La Plancha).

Abierto al público: De lunes a viernes, 13:00 – 18:00 hrs. Entrada libre.

0 4698

 
 
 
 
 
 
 
 


Un abismo de emoción…

Ubicados en San Antonio Mulix, el agua de ambos cenotes es ideal para la época de verano, porque se convierten en refrescantes refugios contra el calor sofocante.

En ambas cavernas podrás bucear, nadar y esnorquelear, dejándote llevar por estas místicas aguas, fuente de vida de los antepasados mayas… Rumbo a los cenotes encontrarás escenas típicas y un restaurante ecológico, cuya energía es alimentada por paneles solares. También se ofrecen los servicios de renta de equipo para acampar, de bicicletas, equipo para nadar y renta de cabañas estilo maya en el Parador Ecoturístico, en la entrada de la caseta de cobro.

Si platicas con los locales te explicarán orgullosos que aquí se rodó parte de la telenovela ”Abismo de Pasión”. No olvides llevar comida, ya que hay palapas en los cenotes para comer o descansar, por supuesto lleva tu traje de baño, repelente para insectos y protector solar, pero para evitar contaminar la delicada agua de los cenotes no uses cremas corporales, ni protectores, ni repelentes antes de entrar en ellos.

Es importante mencionar que lamentablemente no hay transporte público hasta estos cenotes.

Lugares cercanos: Ruta de los Conventos, Ruta Puuc, Loltún , Hacienda Yaxcopoil, Mayapán y cenotes de Cuzamá.

Como llegar: Carretera Mérida-Muna, desvío kilómetro 39. Al llegar a la ex hacienda San Antonio Mulix, se toma un camino de terracería de 2.3 Km hasta la entrada. Horario: de 7 a 17 diario.

0 3490

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Un pasado de gloria y esplendor maya

A 20 minutos de Mérida por la carretera a Campeche se llega a Chocholá, donde se encuentra el cenote San Ignacio, conocido también como Tunich Ha (Agua en la piedra). Como atractivo principal, mantiene en su interior las mismas características de hace millones de años por lo que su belleza es mágica y ancestral. Además puedes comer deliciosos platillos porque cuenta con un restaurante de comida típica de la región.

También hay palapas, vestidores, baños, regaderas, piscina, asoleadero, camastros y áreas verdes. El interior de la gruta esta formado por roca maciza que carece de tierra y sedimento creándole condiciones de mucha seguridad. En el interior del Cenote existe un efecto térmico inverso a la temperatura de la superficie, en los meses de noviembre a febrero en los que existen días con temperaturas de 16°C, en el interior de la gruta la temperatura es de 28°C y el resto del año en el que tenemos temperaturas superiores a 40° C el interior de la gruta mantiene los 28 °C No te pierdas esta maravillosa experiencia.

Solo te queda hoy Viernes antes de las 2, para tener la oportunidad de ganar un pase doble para entrar a este cenote… Averigua cómo aquí GANA UN PASE DOBLE PARA SAN IGNACIO

0 2469

 

El gigante de Valladolid

Era nuestra tercera visita a la maravillosa Península de Yucatán, el año pasado dedicamos tiempo a la ciudad de Campeche, visitando los baluartes y la antigua ciudad de Calakmul, estuvimos en Mérida y por supuesto también llegamos a Playa del Carmen para conocer la famosa Quinta Avenida. Recuerdo muy bien haber escuchado de la ciudad de Valladolid, pues en aquella ocasión el autobús se detuvo unos minutos y de paso alcanzamos a observar un poquito de esta población, me llamó mucho la atención la plaza principal que fue prácticamente lo único que alcance a ver desde mi ventana. Es por esta razón que cuando regresamos a Yucatán, decidimos visitar Valladolid, me sorprendió mucho conocer este lugar pues es sencillamente maravilloso, la gastronomía, la iglesia y la historia detrás de su fachada, el parque principal y el convento de San Bernardino, en fin, un deleite para los amantes mochileros. Quizá lo más sorprendente de todo, fué encontrar un cenote enmedio de la ciudad, y al saber su ubicación, jamás hubiera imaginado que sería de tales dimensiones, quedamos completamente sorprendidos…

Enclavado cerca de la plaza principal de la Sultana de Oriente, es uno de los cenotes a cielo abierto más grandes e impresionantes de la Península. Zací, palabra maya que significa “Gavilán blanco”, era el nombre de la urbe prehispánica sobre la cual se fundó en 1543 la actual ciudad de Valladolid. El acceso al cenote es por un túnel o gruta. Este cuerpo de agua tiene 45 metros de diámetro y una profundidad de 80 metros aproximadamente. Cerca de 40 metros de altura desde la boca al espejo de agua y en la entrada hay una escalera labrada en la roca con barandal que circunda al cenote. Se observan formaciones de estalactitas y estalagmitas que cuelgan del techo rocoso natural que cubre poco más de la tercera parte del cenote.

Este cenote fue parte integral del asentamiento prehispánico y se supone que no funciono como área ceremonial (que si lo era para los Cupules el cenote de Chichen Itzá), y si como para aprovisionamiento de agua. Esta función continuó durante el periodo colonial y el siglo XIX, tal y como aparece en las crónicas y fuentes documentales. En las primeras décadas del siglo XX aparece reportado como balneario popular. Poco después fue incorporado como sitio turístico.

De muy antigua formación, en este lugar las corrientes subterráneas afloraron al derrumbarse el techo de la bóveda del cenote. Una característica de este lugar es la gran cantidad de aves, principalmente golondrinas, que han hecho de este lugar su hogar y que le dan una ambientación sonora al cenote. Uno puede disfrutar de un fresco baño en sus aguas de aspecto verdoso visto desde arriba, pero cristalinas al estar cerca.

De igual forma cuenta con escalinatas que permiten rodear todo el lugar, al terminar de nadar, disfrutamos de la deliciosa comida de la región en el restaurante que se encuentra ahí mismo en la parte superior del cenote. La visita a Valladolid, concluyó con una satisfacción total, y ahora entendemos por que a este lugar se le ha considerado uno de los Pueblos Mágicos de México.

Por: Carlos Varela

0 2899

 

Belleza natural que cautivará tus sentidos

Camino a Chichen Itzá, vislumbramos un anuncio que indicaba el camino hacia un cenote, de nombre bastante peculiar y decidimos aventurarnos, al fin y al cabo era temprano y aún teníamos tiempo para conocer algo más…

Llegamos al cenote, conocido también como Dzitnup, este cenote se encuentra en Valladolid y está dentro de una caverna subterránea.

Una pequeña entrada natural en la parte superior de la bóveda permite la entrada de los rayos del sol, creando una imagen sorprendente con el reflejo del agua. Su entrada es estrecha y el descenso es por unas escalera bien labradas en roca, las cuales desembocan en un paraje que permite el acceso al único salón de la cavidad.

En ella hay un lago de color azul turquesa decorado con estalactitas, que descienden de la bóveda y duplican su imagen en el agua. La luz que le llega del techo aumenta su majestuosidad. El agua es poco profunda y es tan limpia y clara, que se observan múltiples peces. Es ideal para nadar. Cuentan los vigilantes del lugar que fue descubierto por un campesino al estar buscando su cerdito, que cayó en el cenote. Fue de ahí que tomó su nombre ya que X’kekén significa “cerdo” en maya.

Está ubicado en la finca rústica marcada con el número 2232 en la comunidad de Dzitnup, municipio de Valladolid. Se llega por la carretera Mérida-Valladolid, 3 km. antes de llegar a Valladolid, desviación a la comunidad de Dzitnup, llegando al campo de fútbol, a la izquierda está el cenote Samulá y a la derecha está el cenote X’Kekén.

0 3192

 
 
 
 
 
 
 
 


Otra maravilla de la tierra maya

El cenote X’canché se ubica a 1.5 km de la zona arqueológica de Ek Balam. Para poder llegar puedes ir caminando o en bicicleta de montaña; no está de más decir que esta segunda opción es mucho más cómoda y divertida, aunque caminar mientras disfrutas de la naturaleza también tiene lo suyo.

El lugar es operado por una cooperativa y cuenta con varios servicios, como caminatas ecoturísticas para admirar la naturaleza de la región, área de camping, tirolesa, rapel, baños ecológicos, un área de descanso con hamacas y un restaurante.

Todo esto a un costado del Centro Arqueológico del Jaguar Negro “Ek Balam” Abierto de 9:00 a.m. – 5:00 p.m.

0 2422

Entre los cenotes en Homún se encuentra éste, uno de los más atractivos…

Incluye una gruta, una caminata por un río subterráneo y finalmente la cámara donde se encuentra el cenote, cuyo acceso es, en sí, una aventura.

Caminando en las entrañas de la tierra, entre las enormes piedras con formaciones caprichosas como único testigo, llegará a una parte del camino que esta inundado (El río antes mencionado) y tiene una profundidad de hasta 70 cmts, avanza hasta llegar a una parte donde la roca se hace estrecha y el camino se divide en dos, no importa cual escoja, llegará al mismo lugar, al cenote. El agua no es muy profunda, hay partes en las que tiene hasta unos 2 mts de profundidad, pero hay lugares donde es mas profundo, y puedes explorarlo buceando.

El costo de acceso por persona es de 20 pesos.

0 3234

El cenote Noh Mozón se encuentra en Tecoh, a unos 25 minutos de Mérida, es uno de los más hermosos y uno de los menos conocidos cenotes en Yucatán…

Puedes realizar buceo tipo “open water”, ya que los rayos del sol iluminan el fondo y se tiene acceso directo a la superficie, si no sabes bucear te recomendamos llevar esnorquel o unos goggles para que puedas disfrutar en toda su impresionante belleza de la vista subacuática.

En su mayor parte abierto y seguro, tiene al centro un pequeño cerro de piedras, que permite a los nadadores principiantes pararse y descansar mientras esnorquelean. Hay quienes se hechan clavados desde la orilla, la vista desde arriba es aún deslumbrante ya que siendo el agua tan transparente permite ver el fondo con toda claridad y la distancia parece aún mayor. Si no eres tan intrepido, puedes bajar por las escaleras de madera que pegadas a la pared del cenote te llevan hasta un pequeño muelle donde puedes prepararte y dejar tus cosas. Un dato curioso de este cenote es que aquí se llevó a cabo la primer boda subacuática de la Península de Yucatán, puedes consultar el reportaje dando “click” aquí: Boda Subacuática en Yucatán 

Para llegar: Toma la carretera Mérida Cancún, luego la desviación rumbo a Acanceh y Tecoh y de ahí al pequeño poblado de Pixyah, los niños del lugar te guiarán a cambio de una propina (es lo más recomendable ya que el camino al cenote no es tan sencillo). No olvides llevar agua, repelente y algunas botanas.

SOCIAL

QUIZA TE PUEDA INTERESAR

0 4730
Según investigaciones de los antropólogos y mayistas, al parecer los Mayas se manejaban con un gobierno descentralizado, dividieron su territorio en estados independientes, aunque en los...