La zona arqueológica de Chacmultún, es una zona que ha cautivado a más de una disciplina desde que fue descubierta en 1895 por Toebert Maler, un explorador australiano . En primer lugar, está la peculiar gama de colores rojizos que ha adquirido ha causa de ciertas bacterias que viven en el ambiente en donde fue erigido. De hecho, su nombre original es desconocido, y el actual, que significa “montones de piedra roja” se le fue impuesto por lo atractivo de su colorido. Además de el color tan peculiar, arquitectos han invertido esfuerzo y recursos en conjunto para estudiar la maestría con que fueron construidas sus columnas. En conjunto, son cuatro las estructuras que conforman la zona arqueológica, Chacmultún, Cabalpak, X’ethpool – que significa cabeza cortada- y el Centro. Lo maravilloso, de este lugar es que fue construido de tal forma que se consideraron los estragos que iba a dejar el tiempo, por ejemplo, algunas de sus fachadas permanecen en pie, sin afectar las partes internas de los edificios mientras que las piedras de la parte exterior de arriba ya se han caído. Esto quiere decir que fueron hechas para proteger los interiores y a lo que hay dentro de ellos.

La construcción del recinto corresponde al periodo Clásico Tardío, alrededor de los años 800 a.C. al 1000 a.C. Se localiza a 130 kilómetros de Mérida, al sur de Tekax. Los horarios de entrada son de 8:00 a.m.  a 5:00 p.m. Al igual que la mayoría de los sitios arqueológicos.

ARTICULOS SIMILARES

0 3506