Recorrido por la Catedral de San Ildefonso en Mérida.

Recorrido por la Catedral de San Ildefonso en Mérida.

 

Conociendo las entrañas de la primera catedral en Latinoamérica.

Soy de la ciudad de Lyon, Francia, mi esposo y yo generalmente buscamos nuevos retos y ciudades interesantes, sobre todo cuando se trata de cruzar el Océano Atlántico, ciertamente supones que ese viaje valdrá mucho la pena como para alejarte tanto de casa. Uno de nuestros destinos principales en México es Yucatán y tras visitarlo, nos surgió la idea de coleccionar experiencias al rededor del mundo visitando las maravillas modernas; Chichen Itzá sería la primera de ellas. Es así como comenzamos este viaje sin saber a ciencia cierta lo que nos esperaba…

Al llegar a la ciudad de Mérida, estuvimos recorriendo el centro histórico y es precisamente este punto el motivo de mi reflexión, pues noté con cierto agrado la notoria peculiaridad de la Catedral de San Ildefonso que se erige majestuosa en el corazón de esta hermosa ciudad.  Era sábado por la mañana, un hombre se acercó a nosotros y nos ofreció un recorrido por el interior de la catedral en punto de las diez de la mañana, a lo que nosotros accedimos. Pagamos únicamente $50 pesos. A la entrada del lugar había personas esperando, resguardándose en la sombra que proyecta un corredor que después supimos, se conoce como el Pasaje a la Revolución.

Llegada la hora, un joven se nos acercó y nos indicó que entráramos al edificio, las puertas ya habían sido abiertas y procedimos a entrar. El recorrido comenzó unos diez minutos después, en la fachada principal de La Catedral de San Idelfonso, ahí, Ángel, uno de los guías, nos contaba detalles sobre la edificación de la que es la primera catedral en América.

Advocada a San Idelfonso, la Catedral de Mérida tardó en construirse 37 años, dato impresionante ya que otras catedrales en México y el mundo de menor tamaño, tardaron más tiempo en erigirse. Ésta fue construida 19 años después de la fundación de la ciudad, por mandato del rey Felipe II; la orden fue dada el 16 de noviembre de 1561, concluyendo su edificación en 1598. La fachada es de estilo renacentista por lo que es bastante escueta, sin embargo, en su interior podemos encontrar estilos como el morisco.

Custodiando La Puerta del Perdón, se encuentran San Pedro y San Pablo. La puerta está elaborada con madera; el marco está hecho con piedra de cantera, al igual que gran parte de la catedral, y éste se compone de 33 bloques, los cuales simbolizan la edad que Cristo vivió.

Después de admirar la fachada, Ángel nos condujo por una escalera de caracol en el interior de una columna, ésta nos lleva al Coro de los Cantantes, el cual, aún hoy se utiliza por algunos ensambles vocales quienes amenizan las misas y los servicios religiosos. Desde el coro puede observarse la catedral casi en su totalidad, a excepción de las capillas laterales.

Ahí se encuentra un gran órgano tubular que se alza sobre nuestras cabezas. Éste órgano se compone de 1,200 tubos los cuales resuenan a la hora de los servicios. Éste órgano tiene una antigüedad de 75 años.

Desde lo alto del coro puede observarse el Cristo de la Unidad, así como las bóvedas de la nave central, y las laterales. Su construcción arquitectónica es peculiar al encontrarse pocas construcciones en el mundo con este tipo de arcos de red.

Ángel y Fernando nos dieron un tiempo para tomar fotografías.

El recorrido continuó a cargo de Fernando, quien nos guió en el interior de una de las torres, a través de otra escalera de caracol la cual se alza a 105 escalones sobre el suelo. En fila india nos dirigimos todos hacia el campanario no sin antes llegar a un descanso, el cual también fungía de dormitorio para los campaneros quienes subían el ultimo tramo cada hora para hace repicar las campanas.

A lo largo del recorrido pueden observarse diversas construcciones con fines bélicos, como las troneras en las paredes de las torres, la cuales permitían resguardar y proteger el interior de la catedral. A tenor, nos contaron que durante la revolución, la Catedral fue asediada y ocupada por las tropas revolucionarias quienes saquearon los recintos y se instalaron en ella, transformándola en un fuerte y caballeriza. Aún puede observarse un cañonazo en la fachada principal, el cual data de la época revolucionaria, y, esto explica por qué la Catedral de Mérida no contiene tantas obras de arte como otras en el mundo, pues fue saqueada durante esta época.

De la escalera de caracol, emergemos a otro descanso que nos lleva al techo de la catedral, en donde podemos apreciar el exterior de los arcos y bóvedas, así como la cima de la cúpula central la cual está adornada con mosaicos y piedras de cantera, así como cuatro pirámides que apuntan hacia los puntos cardinales.

Llegando al campanario tenemos una vista increíble de los cuatro puntos cardinales de la ciudad y edificios representativos. Fernando nos habló de las campanas, las cuales datan de diferentes épocas de la historia y fueron consagradas por diversos arzobispos. Nos advirtió de estar atentos a un sonido en particular que indica el próximo repicar de las campanas para que al escucharlo, tapemos nuestros oídos y el repicar no nos lastime. A pesar de esto el sonar de las campanas nos tomó por sorpresa y arrancó risas al grupo de turistas.

Después de conocer el campanario, descendimos nuevamente por la larga escalera de espiral para llegar a la ultima parte del recorrido, el cual finaliza en la nave norte de la catedral, donde Ángel y Fernando se despidieron de nosotros no sin antes enseñarnos algunas de las campanas que han sido retiradas de los campanarios a lo largo de la historia.

La visita fue muy enriquecedora, sobre todo porque en Francia, mi esposo y yo solíamos ir a la Isla de la Cité, rodeada por el río Sena, donde se encuentra la mundialmente conocida Catedral de Notre Dame, que es de un estilo muy diferente a ésta.  Siempre es interesante conocer la historia detrás de cada monumento o edificio histórico pues forman parte integral de la identidad de cada lugar.

Por: Annie Vivien.

Lo que debes saber:

  • La entrada cuesta $30 pesos para nacionales y $50 pesos extranjeros, se paga en la entrada de la catedral.
  • Puedes llevar cámara fotográfica.
  • Este recorrido únicamente se lleva a cabo los Sábados.
  • Se ofrecen dos recorridos: El primero es a las 10:00 a.m. en Inglés y el segundo a las 4:00 p.m. en Español.
  • Recuerda guardar la compostura y el respeto una vez dentro del recinto.
  • Pueden entrar niños.
  • No se acepta la entrada con mascotas.

Para complementar la información de este recorrido, puedes consultar también el artículo “Por las venas de la Catedral”, en nuestro portal de noticias yucatan.com.mx

ARTICULOS SIMILARES

0 3529
comments powered by Disqus