Maní

Maní

 

Lugar donde todo pasó

Sobre la fundación de Maní, “lugar donde todo pasó”, no hay datos exactos, pero se sabe que existe desde la colonización. En la época prehispánica fue cacicazgo de Maní de Tutul Xiu y fue centro ceremonial donde se enviaban ofrendas para el festival anual en honor a Kukulcán.

Después de la destrucción de Mayapán, Maní fue uno de los cacicazgos en que quedó dividida la península con Tutul Xiu como su señor; de allí la leyenda sobre su nombre “todo pasó”. Fue este cacique quien estableció la alianza con Montejo contribuyendo al éxito de la conquista. El convento de Maní fue el tercero en fundarse en nuestro estado, en el año de 1549 y su advocación fue San Miguel Arcángel cuya escultura luce en el frontal central de la fachada. En la historia de Maní se habla de un famoso y triste “auto de fé” celebrado por los franciscanos bajo el mando de fray Diego de Landa, a causa de la idolatría del pueblo maya. El auto de fe de Maní fue un suceso ocurrido el 12 de julio de 1562, en el que fueron incinerados un número considerable de imágenes de culto, objetos sagrados y códices de la cultura maya. Fue la conclusión de un proceso inquisitorial iniciado como se ha mencionado anteriormente por Diego de Landa con el apoyo del alcalde mayor contra los indígenas que mantenían un adoratorio clandestino en la región. Hoy en día maní es un pueblo tranquilo, cuando se le visita es casi imposible dejar de mirar su belleza que conserva desde su construcción hasta la actualidad ya que tiene el aspecto de una gran fortaleza. Ahora, podemos encontrar una pintoresca población que conserva sus costumbres mayas y su esencia colonial, la cual podemos observar y apreciar en las fachadas de los edificios que se conservan desde la colonización.

Este municipio tiene varios accesos, una por la antigua carretera a Chetumal desviándose en la ciudad de Ticul y pasando en el municipio de Dzan, alcanzando la altura del municipio de Oxkutzcab que se encuentra a 10km. Del lugar, otro acceso es en la carretera de la Ruta de los Conventos. Si no se cuenta con auto, puede viajarse desde Mérida hacia Ticul en autobús y una vez en Ticul tomar una vagoneta hacia Maní.

Existen varios restaurantes en Maní en lo qe puede degustarse de excelente comida. Algunos son emblemáticos, como el famoso “Principe Tutul Xiu”, en donde podrá degustar de comida regional yucateca como el delicioso poc chuc, el relleno blanco o negro, así como el queso relleno.

A unos escasos 100 mts. Se encuentra el Cenote XCabachen en donde el Príncipe Tutul Xiu Adquiría del líquido vital (agua) junto con toda su gente después de la Batalla que tuviera con los Cocom.

ARTICULOS SIMILARES

0 3506

0 2972
comments powered by Disqus